Y como cada 21 de junio

Y como cada 21 de junio empiezo el día con lágrimas de emoción y agradecimiento de quien se sabe aquí de paso.

Hoy cumplo un año más 😄🎉

Me siento serena, “bien en mi piel”, fuerte, centrada, apasionada, ilusionada con cada pequeña gran cosa y también muerta de miedo a veces.

Y mientras escribo estas líneas sale sol y me recuerda que cada día es una nueva oportunidad, sea o no mi cumpleaños.

Silencio, gaviotas, olor a mar, olor a amor en cada pequeño gesto, el sabor de un abrazo, un cruce de miradas, unas palabras aue te erizan la piel de emoción, una, dos, tres, mil canciones que te transportan, una mano que te acaricia el alma, unos ojos tristes que te llevan a las profundidades del corazón, la sonrisa de ellos, sus caritas de ilusión… 😍 Qué mayores regalos hay!??

Gracias por cada pedacito de vida en mí.

Gracias por coincidir contigo, con cada uno de vosotros, en la vida.

Gracias por ayudarme, cada día, a sacar lo mejor y lo peor de mí misma porque así he podido ir cada vez más hacia dentro y, con ello, más hacia afuera, abrazando mis vulnerabilidades y mis fortalezas por el camino y siendo la mujer que soy hoy.

Hoy celebro mi cumpleaños contigo 😘

……

Y sí, soy intensa qué le voy a hacer??!!!! 😂😂💖😘


Tota l’agenda de l’Escola d’Estiu!

Que el movimiento fluya, que la vida no se detenga

Recuerdo cuando empecé a hacer biodanza hace 12 años ya, había un ejercicio que me costaba muchísimo: la danza básica de Fluidez.

Un ejercicio que combina 3 movimientos diferentes que se van alternando de manera fluida, brazos juntos hacia delante y hacia atrás, movimiento asimétrico de brazos, uno hacia delante y otro hacia atrás, y un movimiento combinado lateral de apertura de brazos y piernas (difícil de explicar por escrito).

Primero copiaba a la facilitadora para “hacerlo bien”, con lo cual perdía espontaneidad y oportunidad de disfrutar y sentir porque estaba en la cabeza.

Luego, cuando conseguí estar por mí y mi movimiento, me juzgaba continuamente y, claro, me movía con fluidez cero. Seguía en la cabeza.

En biodanza todos los movimientos tienen una relación existencial, es decir, son una expresión de algo que está pasando dentro de nosotr@s.

Claramente yo trataba de controlar mucho, por miedos, por inseguridades, por la educación recibida, por mi historia de vida, al fin y al cabo.

Pero algún día, no sabría decir cuándo, empecé a soltar… y ahí sigo soltando…

La fluidez, a nivel existencial, tiene que ver con nuestra capacidad para no quedar atrapados en los momentos buenos ni “malos”, para dejar que la vida fluya a su ritmo, que no se estanque el movimiento en ninguno de ellos.

Sea como sea, seguir caminando, seguir avanzando, no quedarnos “enganchados”, porque si no, la vida se estanca, nos paralizamos, nos asfixiamos.

Y es que la vida es incertidumbre pero también sorpresa, es presente, pasado y futuro a la vez, es movimiento continuo de la Naturaleza, un movimiento suave y pausado, a veces frenético también…

Seamos, de vez en cuando, esa hoja al viento, ese tronco en el agua…

La vida tiene pinta de ser menos estresante así, sin expectativas ni autoexigencias, dejándote llevar.

Con tu foco bien puesto en tus deseos, sueños, prioridades, eso siempre debemos cuidarlo y mimarlo… pero soltando el control y ABRIÉNDOTE A LA VIDA y confiando y disfrutando de cada paso del camino y de cada piedra que nos vayamos encontrando con agradecimiento…

Un abrazo,

Noemí

Herramienta para la toma de decisiones

Hola, comparto contigo una técnica para la toma de decisiones. La compartió una amiga conmigo hace unos años y también la utiliza, de manera similar, Juan Justicia.

Consejos

  1. Escoge un momento y un lugar en el que puedas estar tranquila y sol@
  2. Toma unos folios y un lápiz y una goma
  3. Ten cerca el dispositivo de reproducción y vete parando el audio según convenga.
  4. Trata de centrarte en el cuerpo y dejar la mente de lado.

¡Espero que te ayude! ¡Un abrazo!

Si quieres compartir tu experiencia, encantada de escucharte.

Tienes más poder del que te imaginas

…y es que tu fuerza y tu poder personal están ahí, al ladito de tus vulnerabilidades y detrás de tus creencias limitantes.

¿Y quién te controla, quién te somete y aparentemente te ofrece soluciones?

La mente (esa vocecita en off que va por su cuenta)

¿Y quién tiene realmente el poder de desbloquear esa maraña?

El cuerpo y la expresión corporal

¡Deja que tu cuerpo se exprese, grite, suelte estrés, libere movimientos bloqueados que te impiden ser quien eres realmente, deja que vibre de alegría con cada instante de vida!

Vuelve a ti a través del movimiento y la música, reencuéntrate con la mujer poderosa que eres y disfruta con calma de la vida que quieres.

Este es un buen momento para soltar amarras y unir cabeza + corazón + cuerpo.

Ahí sentirás tu verdadera fuerza y libertad.

¡Feliz nueva etapa! 

¡Te lo mereces todo, no te conformes!

Puedes consultar mi agenda aquí

>>>>> Regalos, con mucho cariño:

Cuota de enero 25 Euros (en lugar de 45 Euros) para tod@s en las clases semanales de Biodanza

Cuota mensual de 20 Euros de las clases semanales de Biodanza para personas en paro, menores de 30 años y familias monoparentales y numerosas

– Clase gratuita de Presentación/ Introducción a la Biodanza – Miércoles 13 de enero, 18:30-20h.
Inscripción: hola@noemicarrera.com – 651041577)- Charlas gratuitas online sobre maternidad

És Nadal al meu cor…

Gràcies per tot el compartit aquest any 2020!

Un any de molts aprenentatges

Un any de deixar anar

Un any de valorar realment les coses petites de la vida

Un any de baixar el ritme i adonar-se que tampoc necessitem tant per a ser feliços, que el que importa és el moment present i que tant nosaltres com els que estimem gaudeixin de bona salut

Mirem endavant al 2021, amb esperança i il·lusió!

Què la vida ens continuï somrient…

Una abraçada gegant i Bones Festes!!!

Noemí

PD: Fes clic aquí si vols sentir i cantar (i potser ballar!) la cançó; l’he descobert amb la meva filla, l’han cantat al cole i portem 1 mes i mig cantant-la a casa!

Em va emocionar moltíssim la primera vegada que la vaig sentir i la vaig cantar amb ella…

Práctica para situaciones que te crean malestar y se repiten una y otra vez

¿Una y otra vez te crea malestar una situación cotidiana? ¿Se repite? ¿Con tus hijos, con tu pareja, con tu jefe, con…?

¿Te crea frustración, sensación de no avanzar?

Hay cosas que se nos resisten…

Quizás eres consciente de ello, quizás estás empezando a serlo al leerme ahora.

Queremos cambiarlo, desde nuestra parte analítica, nos preparamos, hacemos cursos de crecimiento personal, hacemos mindfulness, leemos libros de ayuda, hacemos meditaciones guiadas

TODO para solucionarlo.

Cuando se da esta situación nos crea tristeza y ansiedad, nos saca de la famosa zona de confort y puede provocarnos incluso entrar en crisis.

¡Pum, explota y simplemente pierdes el control!

La vida nos habla, nos pone delante cosas no resueltas, nuevos aprendizajes.

La próxima vez que te pase:

Te cuento una práctica que puede ayudarte a sentirte mejor…. Si quieres puedes contarme por privado cómo te fue.

*A realizar en un lugar y momento tranquilo para ti, después de que se haya dado la situación.

  1. Acepta lo sucedido, no analices ni busques solución

2. Conecta con lo que sentiste, cerrando los ojos, poniendo la mano en tu corazón, y recordando el momento: tristeza, rabia, miedo, dolor… Siéntelo y abrázate fuerte, no juzgues nada… déjalo aquí.

3. Después de varios días, coge un lápiz y un papel y escribe lo que pasó y cómo te sentiste, lo que sientes ahora, no analices nada ni busques explicaciones, razones ni soluciones

4. Sé cada vez más consciente de tus emociones, de lo que pasa dentro de ti, eso te ayudará, con el tiempo, a sanar historias y a desbloquear emociones reprimidas

… llegará un día que la situación deje de repetirse o si lo hace, no te afectará de la misma manera

(Si te ha gustado, compártelo)

Podría haberlo hecho mejor…

¿Quién no ha echado la vista atrás alguna vez y se ha sentido mal o culpable por no haber hecho las cosas de otra manera en el pasado con los hijos, la pareja, los padres, los jefes, los compañeros de trabajo, con una misma…?

Lo hacemos lo mejor que podemos en el momento en el que estamos.

La visión y los recursos de ahora tenemos no son los de entonces.

Esta reflexión nos ayuda a ser más comprensivos con nosotras mismas y más empáticas con los demás.

Respetemos nuestros tiempos (¡y los de los otros!), cada etapa en la vida nos trae aprendizajes.

Recordamos lo que realmente ya sabemos en nuestro interior y que ha ido quedando silenciado por temas culturales principalmente, sobre todo si eres mujer, y por hechos que nos han acontecido en la vida y que nos han marcado como personas.

La clave: bajar el nivel de autoexigencia y vivir el momento presente sin lamentarse ni fustigarse.

Dejemos los “¿por qué estuve años sin darme cuenta de que…?, ¿por qué ha tenido que pasar tanto tiempo para que…”, “he desaprovechado un tiempo precioso y no me di cuenta de que…”.

Y de golpe, cuando tomas una nueva consciencia, quieres comerte el mundo, y es normal, invertir tu tiempo en lo que realmente te gusta, cuidarte mejor y mimarte, mejorar la relación de pareja (si tienes), ser aún “mejor” madre (y abuela!)…

Ilusiónate, no te presiones, disfruta del camino y de las personas que te vas encontrando en él, a ti la primera.

¿Qué haces cuando tu ordenador se cuelga?

Hace unos días, de camino al Estudi, percibí un intenso olor a tierra mojada a través de mi mascarilla. Fue solo un instante, el de salir de casa y plantarme en la calle, pero lo suficiente para empezar el día con buen pie. Y no solo eso, sino también para que no pasara a ser otro día entre tantos. Porque ya tenía algo distinto del resto al haberme proporcionado un recuerdo vívido e instantáneo. Sin esfuerzo y de manera automática, si ahora me preguntaran por algo de aquel día, diría «tierra mojada».

Porque…hablemos de olores: ¿cuántas veces un olor agradable nos ha transportado a otro lugar y a otro momento?

Me pregunto si no andamos por ahí dormidos hasta que algo nos saca de nuestro reguero de pensamientos automáticos, que a menudo van acompañados de un «tengo que». A veces algo nos sacude, pero muchas otras seguimos nuestra rutina, día tras día, ajenos a los estímulos de nuestro alrededor. A mí no es que me desagrade la rutina, pero a veces conviene moldearla un poco, ¿no te parece? Con solo alguna variación, añadimos un toque distinto a nuestro calendario semanal y conseguimos no movemos por él como robots. Por ejemplo, párate a pensar: ¿saboreamos el cruasán o lo engullimos mientras hablamos o miramos el móvil? ¿Escuchamos música porque el mero placer de escucharla, o como ruido de fondo? Necesitamos, creo, más pequeños momentos placenteros, y la buena noticia es que están ahí, a la vuelta de la esquina, si sabemos apreciarlos. Porque podemos entrenarnos en mantener una atención más plena, más abierta, si dejamos que los sentidos hagan su trabajo.

En estos días inciertos en los que muchos tenemos la sensación de haber vivido varios meses prácticamente idénticos, intentemos recordar momentos. Buena parte de ellos, sino la mayoría, irán asociados a algún sentido: el sol en la cara, una canción que nos gusta, el sabor de un buen helado, el roce de nuestra mascota. Por eso ahora y desde aquí quiero hacerte una propuesta: durante cinco días mantén tu atención en captar los estímulos a tu alrededor. Sal a buscarlos y almacena a conciencia alguno que te haya gustado especialmente. Eso hará que cada jornada sea distinta de la anterior y te ayudará a relajar la mente, no solo en ese momento sino cuando lo evoques. Da más protagonismo a tus sentidos para crear un mosaico diario más colorido.

Porque… si cuando tu ordenador se queda pensando y se cuelga lo reinicias, ¿por qué no haces lo mismo contigo? Prueba a hacer tu propio inventario veraniego y, si te animas, ¡compártelo aquí!

Para calmar la mente, suelta, suelta, suelta… Propuesta musical y de movimiento

¡Hola!

Después de más de 5 semanas confinados, te cuento la propuesta musical y de movimiento de hoy 23 de abril día de Sant Jordi en Catalunya.

Indicaciones:

  1. Ponte de pie, con los ojos cerrados (no te moverás del sitio a otras partes de la sala mientras hagas el ejercicio)
  2. Reproduce la canción: https://open.spotify.com/track/25ktoN54bAce9CVmZJk4Qe
  3. Ves deslizando con suavidad muy muy lentamente una mano o las dos por diferentes partes del cuerpo, como arrastrando lo que ya no quieres y cuando llegues al final de la extremidad, de la espalda, de la cabeza, de los hombros…haces un movimiento como de soltar, de liberar.
  4. Poco a poco te vas despojando de aquello que te pesa, te carga.
  5. Es importante que no lo hagas desde la rabia y que tampoco pienses en cosas concretas. Es meramente corporal, vivencial.
  6. Cuando deje de sonar la canción, quédate con los ojos cerrados y las manos cruzadas sobre el pecho unos segundos, sintiendo lo que te ha dejado el movimiento.
  7. Poco a poco, abre los ojos, ve a buscar una ventana, toma aire fresco y disfruta y agradece la vida que late dentro de ti y si te apetece, ahora que vas más liger@, vuela con esta canción (https://open.spotify.com/track/5cYA45RVGI6F4f06gtWjsd). Sé que necesitarías más espacio para disfrutarla…búscalo dentro de ti.

¿Cómo te sientes? ¿Te ha gustado?

Ya que no podemos vernos en persona para comentar cómo te ha ido, escríbeme un mensaje (hola@noemicarrera.com) si te apetece y seguimos hablando.

Un fuerte abrazo y hasta prontito,

Noemí

"Todos somos uno"

“La fuerza que nos conduce
es la misma que enciende el sol,
que anima los mares
y hace florecer los cerezos.

La fuerza que nos mueve
es la misma que agita las semillas
con su mensaje inmemorial de vida.

La danza genera el destino
bajo las mismas leyes que vinculan
la flor a la brisa.

Bajo el girasol de armonía,
Todos somos uno.”

Rolando Todo, creador de la Biodanza

manos y corazones